Conectate con nosotros

Niño pide como deseo de cumpleaños ser vacunado contra el Covid

Niño pide como deseo de cumpleaños ser vacunado contra el Covid

Nacional

Niño pide como deseo de cumpleaños ser vacunado contra el Covid

Gavin Roberts no quería una fiesta ni grandes regalos para su cumpleaños número 12, lo único que deseaba era ser vacunado contra el virus que mató a su padre: Covid-19.

El domingo, pasadas las 10 de la mañana, terminó la espera para el joven Gavin, quien recibió su primera dosis de la vacuna Pfizer.

Alice Roberts y su hijo Gavin llegaron a una farmacia a varios kilómetros de su casa en Glen Ridge, Nueva Jersey.

Te puede interesar: Exitosa, prueba de Pfizer/BioNTech en niños de 5 años; esperan luz verde
El preadolescente estaba tan decidido a vacunarse el día de su cumpleaños que pidió que lo llevaran a una farmacia más lejos de su casa en lugar de esperar a que abriera una más cercana el lunes.

Luciendo el collar con la cruz que su padre usó mientras estaba hospitalizado con el virus el año pasado, Gavin se quedó quieto mientras la enfermera le inyectaba el brazo izquierdo. Alice Roberts, que estaba cerca tomando fotos, dijo que exhaló aliviada.

Alice Roberts, maestra de estudios sociales de escuela primaria, dijo que espera que la historia de Gavin pueda servir de ejemplo para los millones de estadounidenses que aún no han programado sus vacunas.

«Si un niño puede ver con claridad la necesidad y la importancia de algo y puede ver que la salud es más importante que cualquier cosa material, entonces no entiendo qué está deteniendo a la gente», dijo Alice Roberts, de 46 años, a The Washington Post.

Más de 1,5 millones de niños en todo el mundo se han enfrentado a la muerte de uno o ambos padres, un abuelo con custodia u otro pariente debido al covid-19, informó The Post en julio.

Los funcionarios anunciaron esta semana que una dosis más baja de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech se considera segura para niños de hasta 5 años.

Esto último que podría allanar el camino para que el régimen de inmunización de dos inyecciones esté disponible para los niños en edad escolar más pequeños.

En la mañana del 21 de abril de 2020, Alice Roberts dijo que ella y sus tres hijos se despertaron con un fuerte golpe. Su esposo, el oficial de policía de Glen Ridge Charles, que había comenzado a mostrar síntomas a principios de ese mes, se había derrumbado en el piso mientras hablaba por teléfono, dijo Alice Roberts a The Post.

TE PODRÍA INTERESAR: Variante “Mu” sin evidencia científica de que sea más transmisible: Salud

Niño pide como deseo de cumpleaños ser vacunado contra el Covid

Su esposo había sido examinado anteriormente para detectar covid, pero ella dijo que los resultados estaban mal etiquetados. Su corazón se detuvo antes de que los nuevos resultados estuvieran disponibles, dijo su esposa.

Alice Roberts llevó a los niños y las mascotas al sótano para que no tuvieran que verlo inconsciente. Sus colegas lo revivieron esa mañana, dijo Alice, pero murió semanas después, el 11 de mayo de 2020.

Ese día fue cuando la familia acordó desconectarlo del soporte vital después de que sufrió una pérdida severa de oxígeno en el cerebro. Tenía 45 años.

Cuando Alice Roberts le dio a Gavin la terrible noticia, él tenía 10 años. El niño compartió: «Ojalá lo hubiera conocido por más tiempo».

Durante el año y medio siguiente, Alice Roberts dijo que la familia estaba consumida por el dolor. Ella tomó una licencia sin goce de sueldo de su trabajo de maestra para cuidar a los niños y ayudarlos con el aprendizaje remoto.

Es así que tan pronto como fueron elegibles, Alice Roberts y sus dos hijas, que tienen más de 12 años, recibieron sus vacunas contra el coronavirus.

Pero ella no permitió que Gavin, el único en la casa que no era elegible para la inmunización, fuera a las casas de sus amigos para pasar la noche fuera de casa o viajar para jugar hockey.
«Ha sido muy solitario», agregó Alice Roberts.

De acuerdo con Roberts, Gavin ha visto los torneos de hockey de su equipo en Instagram y no ha protestado por perderse los eventos porque le preocupa contraer el coronavirus.

Las cosas empezaron a mejorar cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó las vacunas para niños de 12 a 15 años en mayo. Ahora, su hijo solo tenía que esperar hasta que cumpliera 12 años, dijo Roberts.

Sin embargo, cuando se dieron cuenta de que su cumpleaños era un domingo, tuvieron que buscar citas para vacunas disponibles el fin de semana.

«No quería esperar hasta el lunes», dijo Gavin a The Post durante la llamada telefónica con su madre. «Quería salir».

A las pasadas las 10 de la mañana del domingo, Gavin lució un curita en su brazo izquierdo mientras sostenía su tarjeta de vacunación. Cuando se le preguntó cómo se sintió momentos después de recibirlo, respondió: «Aliviado».

Más tarde, la familia celebró su cumpleaños número 12, y su vacunación, con una comida al aire libre. Cenó alitas de pollo, dijo Alice Roberts, y habló con entusiasmo sobre visitar a sus abuelos sin la preocupación constante de infectarlos.

Alice Roberts sorprendió a su hijo con una bicicleta, un bate de béisbol y una bolsa de dulces.
La seguridad, dijo Gavin, seguía siendo el mejor regalo.

Con información de Agencias

Más en Nacional

Arriba