Acceso a dispositivos y servicios de conectividad en censo 2020

ALFREDO HUERTA

Interesante la información enviada por The CIU a través de Radamés Camargo, ligada al censo poblacional 2020 y su vínculo a la tecnología.

El acceso y uso de dispositivos y servicios de conectividad ha sido esencial para continuar con la operación económica, social, cultural, informativa, lúdica, entre otras. Desde marzo de 2020, se ha intensificado la necesidad de disponer con equipamiento y banda ancha en los hogares, tal que empresas de tecnología y telecomunicaciones han registrado alza en sus ventas, contrataciones y adiciones de servicios (e.g. mayor ancho de banda), a pesar de la crisis económica y el consecuente menor poder adquisitivo de la población.

De acuerdo con los resultados obtenidos por el Inegi, el dispositivo con mayor disponibilidad en las viviendas mexicanas es el televisor con una razón de 91.1% total, considerado como el principal medio de acceso a una diversidad de contenidos y que incluso ha fungido como eslabón fundamental para continuar con la educación en su modalidad a distancia durante la pandemia.

En segundo lugar, se registra que 87.5% de las viviendas disponen de un teléfono celular como dispositivo para la transmisión de comunicaciones de voz y datos. Para una proporción significativa de éstas, incluso podría ser la principal vía para la realización de llamadas, puesto que 38.6% de ellas no cuentan con otro servicio de conectividad (i.e. telefonía fija y/o Internet).

Otro de los principales medios de acceso a contenidos informativos, culturales, de entretenimiento, entre otros, es la radio, tal que 67.6% de los hogares cuentan con este dispositivo que ha logrado mantenerse vigente en los hogares, a pesar de que una gran diversidad de estos contenidos ya viaja y llega a los mexicanos a través de redes y dispositivos digitales.

Se disparan las ventas online… y los fraudes, también.

Otro estudio reciente revela que el valor actual del mercado del comercio electrónico en México es de 316 mil millones de pesos, que significaría casi el 10% del total de las ventas al minorista en el país. Tan solo en el año que acaba de concluir, el crecimiento fue de 81%, según estimaciones de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

Y puede explicarse mediante los cambios en las costumbres del consumidor. Por ejemplo, en el segmento de shopping, la categoría que atrae al mayor número de habitantes, y cuyas interacciones se hacen preferentemente a través de un teléfono inteligente (81% de las veces), el hombre supera a la mujer en cuanto al porcentaje de compras (53% vs 47%), atraídos por las campañas masivas, los descuentos y otra clase de mensajes.

Para la desgracia del comprador, el crecimiento también se ha dado entre la delincuencia. De acuerdo con datos de la Fiscalía de Justicia de la Ciudad de México, las estafas y ataques en torno a las compras en línea se han dado en grandes plataformas conocidas. Sin embargo, en tiendas online creadas por “estafadores emprendedores”, también.

Las quejas por fraudes cibernéticos al tercer trimestre del año pasado ascendieron a seis millones 614 mil 807, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), por lo cual aumentaron 38% respecto a 2018. Así, que, antes de dejarse llevar por las ofertas y las gangas cibernéticas, no deje de tener en cuenta que usted podría ser el siguiente blanco de estos ladrones electrónicos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

No Comments Yet

Comments are closed