Cruzando fronteras la norma de NYCE

ALFREDO HUERTA

El organismo mexicano Normalización y Certificación NYCE, que dirige Carlos Pérez cruza fronteras, pues ha firmado un acuerdo con el Sistema Ecuatoriano de Normalización, a cargo de Gabriela Peña Herrera, para que la Norma Mexicana NMX-I-309-NYCE-2019, de Tecnologías de la información – Seguridad de la información en el teletrabajo, esté al alcance de las empresas de ese país.

Y es que, a raíz de la pandemia del Covid-19, cada vez más empresas desarrollan estructuras de home office para sus empleados y mantener así sus operaciones de negocio, sin el riesgo de que se contagien por lo que, NYCE emitió ese estándar voluntario para evitar que las firmas sufran pérdida de información y de datos confidenciales.

La NMX-I-309-NYCE-2019 establece recomendaciones en temas de uso de tecnología; infraestructura y recursos; seguridad informática y evaluación de los procesos, con obligaciones para el empleador y los empleados que realizan actividades de teletrabajo, con miras a integrar una estrategia de seguridad de la información.

Así, se reduce en gran medida la posibilidad de “padecer el robo de información confidencial de negocio, de datos personales o alguna otra afectación a la confidencialidad, integridad o disponibilidad de la información” que afecte sus operaciones por algún descuido personal o de la organización, y ante actividades maliciosas.

Y vaya que esta NMX ha sido de gran utilidad, pues varios corporativos en nuestro país han solicitado el acceso a la misma y ahora llegará a Ecuador, con lo que, el reconocimiento de las normas realizadas en México se extiende a Sudamérica.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que lidera Alicia Bárcena, el tráfico en sitios web y usos de aplicaciones relacionadas con el teletrabajo como Zoom o Google Meets, aumentó hasta un 324% entre el primer y segundo trimestre de 2020, esto a nivel mundial.  

¿Sobreprecio en el SAT?                           

Mientras el Servicio de Administración Tributaria (SAT) logró una recaudación histórica alcanzada bajo el mando de Raquel Buenrostro, el equipo a su mando contrató con sobreprecio y por adjudicación directa, el Servicio de Limpieza para sus instalaciones de CDMX y área metropolitana a Decoaro y Supervisión S.A. de C.V., misma empresa que se encargaba del aseo del Palacio Nacional mediante el esquema de Outsourcing, el cual ha sido tan criticado por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador.  

Así, fue que mediante el oficio 300-07-06-00-00-2020-0138 que Luis Alfonso Caballero Garza Fox, Administrador de Operación de Recursos y Servicios “6”, le informó a Gonzalo Arrevillaga Falcón que su empresa había resultado beneficiaria de un contrato por un monto máximo de 54 millones de pesos. Para llegar a dicha suma se tomaron en cuenta costos mensuales por 8 mil 493 pesos por cada uno de los 514 afanadores requeridos, además de la vigencia del 24 de enero al 31 de diciembre pasado.

El problema gira precisamente en que el Contrato Marco elaborado por la SHCP y la Función Pública, de Arturo Herrera Irma Eréndira Sandoval, respectivamente, establecía un precio máximo de referencia de 7 mil 715 pesos por trabajador, y tampoco hay que perder de vista que la compañía tiene señalamientos por incumplir obligaciones obrero-patronales, que supuestamente aún están pendientes de indagar en el IMSS, de Zoé Robledo. ¡Atentos!

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

No Comments Yet

Comments are closed