Pauperizar el servicio público, recursos vs crisis financiera

La divisa del poder
Por: Adrián Trejo
Correo: [email protected] // Twitter: @adriantrejo

¿Cuánto puede ahorrar el Gobierno federal castigando aún más los salarios de la alta burocracia?

Reducir en 25% más los de por sí ya bajos salarios de los funcionarios federales y cancelarles todas las prestaciones, con excepción del servicio médico del ISSSTE, ni siquiera debería haber sido una alternativa para paliar la crisis financiera.

Los salarios de los servidores públicos con cargos directivos -de subdirector a secretario de Estado-, se redujeron cuando al Presidente se le ocurrió, así nomás sin mayor explicación, fijar su salario en 108,000 pesos mensuales.

Los diputados le hicieron el favor de aprobar una ley según la cual nadie puede ganar más que el Presidente lo que obligó ajustar a la baja a todos los puestos en la administración pública federal.

Otra reducción del 25% pauperiza el trabajo, los ingresos y constituye un grave aliciente para la corrupción.

Además del hecho de que la suma de lo que se pueda ahorrar el Gobierno con este recorte no es significativo en cuanto a la cantidad.

Pero políticamente luce.

Redituará más a las finanzas del país la cancelación de la construcción de la refinería de Dos Bocas, la del Tren Maya y la del Aeropuerto de Santa Lucía.

Pero no lo hizo y no lo hará.

Por el contrario, el Presidente anunció la cancelación de “toda inversión del Gobierno’’, excepto en esos proyectos y en sus programas clientelares.

Las once medidas que anunció el Presidente para enfrentar la crisis, ninguna contempla una inversión que permita siquiera vislumbrar la creación de un puñado de empleos, o el soporte para rescatar a las PYMES.

Sin embargo, con el decreto presentado ayer, el Presidente cree que cumplió su deber con la patria.

En pocas semanas -o días- la realidad le mostrará otros datos.

****

Como estaba previsto por los especialistas, el número de contagiados por Covid-19 comienza a crecer exponencialmente en el país.

Ayer se informó que en las últimas 24 horas se habían registrado 1,043 contagios nuevos para superar la cifra de 10,000 desde que comenzó la pandemia y 113 fallecimientos más.

Lo que sigue llamando la atención es el porcentaje de letalidad de la enfermedad en nuestro país que ayer se ubicó en 9.19% contra el 6.8% a nivel mundial.

Bien lo advirtió la Organización Mundial de la Salud, México está por vivir el peor momento de la enfermedad.

Dios nos agarre confesados.

****

En las encuestas recientes sobre los precandidatos a la gubernatura de Guerrero, destaca el hecho de que Morena supera por el doble de la intención del voto al PRI, que actualmente gobierna.

El problema con el partido del Presidente es que el precandidato con mayor votación es Félix Salgado Macedonio, quien hace años fuera alcalde de Acapulco.

Y fue precisamente durante su gestión que el crimen organizado se arraigó en el puerto.

De hecho Macedonio ni siquiera se presentaba al Palacio de Gobierno en los últimos meses de su administración lo que generó un vacío de poder que fue aprovechado por la delincuencia organizada.

Le sigue el priista Manuel Añorve, también ex presidente de Acapulco, hoy senador, quien no pudo contener la violencia heredada ni evitar que nuevos grupos se disputaran la plaza.

Falta más de un año para la elección -si se hace- y las cosas pueden cambiar.

La pregunta es si lo guerrerenses tendrán tan corta memoria para olvidar lo que hicieron -o dejaron de hacer- cada uno en su momento.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

No Comments Yet

Comments are closed