Un cierre de año como información global y en México

Por Alfredo Huerta
Correo: [email protected]

Estamos a escasas tres semanas de concluir 2018, y aún faltan varios eventos que pueden ayudar a mitigar riesgos o mantener la volatilidad en los mercados.

Este lunes pasado, la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, canceló abruptamente la votación parlamentaria sobre el acuerdo del Brexit tras admitir que se exponía a una derrota. La libra dio un rompimiento técnico de baja, y aunque veamos intentos de reacción, es probable que se dirija hacia 1.22-1.20 dólares por libra. La incertidumbre dominará y la tendencia de baja seguirá. Se complica el panorama de una “salida amigable”.

Tendremos la decisión de política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), en donde es probable que anuncie la terminación de la compra de activos a pesar de la desaceleración en que está inmersa la economía. La inflación se ubica en 2.0% anual. Lo que quizá veamos es que los miembros en el comunicado pudieran extender el tiempo de estabilidad en la tasa de interés en 2019, condicionado al desempeño económico y de la inflación.

Nos encontramos en espera de conocer si Italia terminará reduciendo su déficit presupuestario de 2.4% a entre 2.0-1.9%, como se comentó la semana pasada y que hasta ahora no se ha confirmado.

La próxima semana será la reunión de política monetaria de la Fed, en la cual las probabilidades de un aumento en la tasa de interés se han ido reduciendo conforme se ajustan los mercados y la demanda de bonos del Tesoro ha ido en aumento en la parte media-larga. En lo personal, veo factible un nuevo aumento en la tasa de interés a 2.5% en diciembre y que se anuncie la posibilidad de “hacer pausas” para 2019. Hacia marzo, la probabilidad de alza es inferior a 50%, por lo que la Fed vigilaría el desempeño en el primer trimestre del año, seguramente con una tendencia errática de los mercados y una preocupación por el nivel de deuda de corporativos.

Aquí tendremos por un lado, el Presupuesto 2019, muy esperado por el mercado para evaluar, primero, si las condiciones de crecimiento estimado van acordes con el mercado. Hasta ahora, esto es lo que hemos venido rescatando del avance de información de la actual administración. Esperaremos a conocer a detalle el estatus fiscal de Pemex y la CFE.

También vendrá, por otro lado, la decisión de política monetaria del Banxico. Tanto los riesgos internos como externos tienen un balance de deterioro que podría afectar el desempeño de la economía. Se espera que la tasa de interés se ubique en 8.25% al cierre de este 2018, y para 2019 se mantenga cerca de los movimientos de la Fed y de los flujos de extranjeros que hoy se mantienen de los Cetes recibiendo un interés muy atractivo, con liquidez y garantía Gobierno.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.