Columnistas Opinión

En seguridad, la ciudad tiene prisa

La divisa del poder
Por: Adrián Trejo
Correo: engranev@yahoo.com.mx // Twtter: @adriantrejo

La ola de violencia que vive la capital del país no tiene precedente.

Por más que se culpe a las anteriores administraciones de omisión en la lucha contra la delincuencia, el escenario que diariamente contemplamos en la CDMX se ajusta a lo que vivieron otros estados hace algunos años.

Matanzas colectivas, venganzas entre pandillas, asaltos a cualquier hora del día, en cualquier zona, hasta las hace no mucho consideradas “seguras’’.
Da lo mismo si caminas por Polanco, por la Roma o por la Condesa; si sales de un banco o si tuviste tiempo de tomar un café o una cerveza en algún restaurante.

Las posibilidades de ser víctima de la delincuencia en la CDMX se han exponenciado, aunque la autoridad local diga que tiene otros datos.

El robo de vehículo registró un aumento de 35%, los robos a casa habitación también, los asaltos violentos a transeúntes y automovilistas, ni se diga.
No se ve estrategia y ni se ve mando.

Dividir en cuadrante nuevamente a la ciudad no ha dado resultados; ya fue un esquema probado y aun así se insistió en su aplicación.

Hay un desgaste de las instituciones encargadas de la seguridad pública; ni hablar de las que deben procurar la justicia.

Es cierto que la contingencia ambiental –al final es eso, contingencia- ocupa la atención de las autoridades capitalinas encabezadas por Claudia Sheinbaum, pero ésta se mitigará con medidas administrativas.

La inseguridad ya no es contingente; es un problema que ha llegado para quedarse y que por lo mismo merece un programa de acción del tamaño de los desafíos.

La ciudad no debe acostumbrarse a leer de matanzas colectivas y verlo como un asunto cotidiano.

Ya no es pretexto invocar las omisiones de Gobiernos anteriores; quienes detentan hoy el poder prometieron soluciones, por eso ganaron.

Sólo que estamos esperando verlas, y en materia de seguridad pública, la ciudad tiene prisa.

****

La Cámara de Senadores aprobó los cambios a la Constitución en materia de paridad de género, con lo cual será obligatorio, a partir de la entrada en vigor de esta ley, que 50% de los cargos en los ayuntamientos, Gobiernos estatales, el Federal, los tres Poderes de la Unión y los organismos autónomos sean ocupados por mujeres.

Habrá a quienes no les parezca esta decisión, sobre todo considerando experiencias de otros años en los que incluso los partidos políticos han batallado para cumplir con lo que se llamaba cuota de género en los cargos de elección popular.

Y aún subsiste la corriente que cree que conceder un puesto a tal o cual sexo para cumplir una ley de paridad sin atender las capacidades necesarias para los puestos es demagogia.

Como sea, el Senado votó por unanimidad estas reformas que ahora serán ley, guste o no.

*****

¿Qué cree? Que justo un día antes del festejo del Día del Maestro, 17 estados aprobaron la reforma educativa de López Obrador, por lo que hoy el Presidente podrá ofrecerla como regalo a los maestros en su día.

Aprobado por la mayoría de los Congresos, sólo falta que el Ejecutivo la promulgue para que entre en vigor, y no sería raro que hoy mismo ocurriera en la ceremonia oficial.

Eso no impedirá que la CNTE –que misteriosamente le bajó dos rayitas a sus protestas-, realice hoy las marchas anuales… a pesar de la reforma y la peligrosa contaminación que afecta a la CDMX.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *