Grandes accidentes culinarios que cambiaron al mundo

Queso roquefort

Grandes accidentes culinarios que cambiaron al mundo. El café, el queso roquefort y hasta la pizza hawaiana y la cerveza fueron descubiertos por casualidad.

Recibe diario las noticias en tu WhatsApp dando click AQUÍ

El café fue descubierto por un pastor de cabras de Etiopía, quien se percató de que sus animales adquirían más energía al comer unas bayas rojas, y decidió probarlas. Más tarde, se descubrió que al tostarse desprendían un agradable aroma y dejaban una infusión deliciosa, por lo que la población comenzó a beberlo y a popularizarlo.

El yogurt fue creado hace ocho mil años, por pastores de Asia Central, quienes almacenaban la leche de cabra en unos recipientes que hacían con estómagos de animales. La bebida se cuajaba y se fermentaba con bacterias que permitían también su conservación.

El queso roquefort fue descubierto por un pastor que vivió en el siglo VII en la aldea francesa de Roquefort, y que un buen día dejó su almuerzo olvidado en una cueva. Varios meses después regresó a ella y encontró su queso cubierto por un hongo que crecía en la zona, al probarlo, por curiosidad, descubrió que su sabor era extraordinario y no hacía daño. ¡Le debemos tanto a los pastores!

PODRÍA INTERESARTE: El efecto GameStop se expande y sacude a las bolsas

Las papas fritas fueron creadas por George Crum, trabajador de un restaurante estadounidense. Los comensales solían quejarse de las patatas demasiado gruesas, blandas y sosas, así que un día de 1853 el chef decidió cortarlas, freírlas en la sartén y agregarles más sal.

Se dice que la cerveza surgió hace seis mil años en Mesopotamia. Unas personas se dejaron olvidados unos granos de cebada y con la lluvia, junto al calor, fermentaron de forma natural dando así origen a una de las bebidas más famosas del mundo.

Los productores de vino de Champagne querían competir con los de Borgoña, pero el frío invernal de la región provocaba que el caldo dejase de fermentar y el proceso solo se reanudaba en la primavera, cuando la levadura comenzaba a liberar dióxido de carbono, entonces crearon una bebida nueva y fabulosa.

Grandes accidentes culinarios que cambiaron al mundo: la Coca cola fue uno de ellos

John Pemberton inventó la Coca-Cola en 1885, en Atlanta, como un medicamento que solo se vendía en farmacias, pero fracasó como remedio terapéutico y sorprendentemente acabó triunfando como bebida refrescante.

Fran Epperson, un niño de 11 años, inventó las paletas de agua cuando trataba de hacerse un refresco removiendo su mezcla con un pequeño palo de madera. Como buen niño lo dejó olvidado a la intemperie en una noche fría y al día siguiente encontró un delicioso postre congelado.

Los nachos se le atribuyen a Ignacio “Nacho” Anaya García, mexicano que trabajaba en un restaurante de Piedras Negras, Coahuila. Las esposas de los militares estadounidenses de una base cercana fueron al local a pedir unos bocadillos, pero el chef no se encontraba, así que Anaya decidió preparar unas tortitas con queso y jalapeños, llamando a su creación nachos.

La pizza hawaiana fue inventada por los hermanos Panopolous, emigrantes griegos llegados a Canadá que decidieron añadirle un poco de piña a la pizza con jamón de su restaurante para ver cómo quedaba.

Galletas con chispas de chocolate. Fueron creadas por una estadounidense llamada Ruth Wakefield, quien se quedó sin cacao en polvo para hacer galletas con chocolate a unos invitados que tenía en casa, así que decidió partir una tableta de Nestlé y añadirle los trozos. Su invento ganó renombre y apareció en varios periódicos.

Un buen helado no puede existir sin el famoso cono. Este apareció en en la Feria Mundial de Saint Louis de 1904. Un pastelero sirio llamado Ernest A. Hamwi se percató de que el vendedor del puesto de al lado se quedó sin platos para servir sus helados, por lo que decidió enrollar una de sus galletas con forma de gofre.

Con información de Yahoo.

No Comments Yet

Comments are closed