ESTADOS UNIDOS.- Este martes, la Casa Blanca, descartó la imposición de un “pasaporte” sanitario de vacunación contra el Covid-19 en el país americano, sin embargo, dejaron la opción abierta para empresas privadas, pues afirmaron que son libre de explorar la idea.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló en conferencia a los medios de comunicación que no el gobierno liderado por Joe Biden, “no apoyará ahora un sistema que requiere que los estadounidenses porten una credencial. No habrá una base de dato federal de vacunas ni un mandato federal que requiera que todos obtengan única credencial de vacunación”.

PODRÍA INTERESARTE: El Reino Unido probará un sistema de pasaporte sanitario

Este tipo de pasaporte de vacunas, ha tenido promoción en diferentes países entre ellos muchos europeos, con el fin de poder reabrir las fronteras con mayor seguridad.

Psaki dijo que el mayor interés proviene de empresas privadas que buscan reabrir sitios donde “hay grandes franjas de gente”, como en estadios o teatros.

Por ahora, el gobierno de Biden solo emitirá una “guía” como “respuestas importantes a las preguntas que los estadunidenses tienen, en particular, sobre las preocupaciones sobre la privacidad, la seguridad o la discriminación”.

Esto a la respuesta de rechazo generalizado que ha generado el “pasaporte de vacunas”, debido a la gran preocupación de privacidad   u otros abusos de los derechos civiles.

Con información de Excelsior