¡Triste! Ballenas dejan de cantar

Ballena jorobada

¡Triste! Ballenas dejan de cantar. Un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Hawái en Mānoa, EEUU, decidió empezar a registrar y examinar estos cantos para entender a qué se debía el declive.

Recibe diario las noticias en tu WhatsApp dando click AQUÍ

El estudio confirmó que la reducción de ejemplares de ballenas jorobadas a las costas hawaianas, a partir de 2015, y, por ende, la reducción de los cantos, coincide con un evento de ola de calor oceánica provocado por las oscilaciones de El Niño en el Pacífico Norte y con un periodo cálido posterior.

Insistieron en señalar que, aunque una menor energía acústica no es sinónimo de manera automática de una reducción a la mitad del número de ballenas, su cálculo sí parece corresponder con cambios en los niveles poblaciones. Esto se corroboró con avistamientos desde la superficie de madres y crías en Maui y cuyos resultados coinciden con los niveles de las canciones.

PODRÍA INTERESARTE: Cultivan arroz en la Luna

“Con el cambio climático es necesario una monitorización continua de las ballenas para detectar posibles cambios negativos que aparezcan de manera temprana, implementar esfuerzos de mitigación y ajustar las medidas de protección dentro de las aguas de Hawái, si es necesario”, detalla Anke Kügler, asistente de investigación en el Instituto de Biología Marina de Hawái.

¡Triste! Ballenas dejan de cantar; reflejan el estado del mar

Estas ballenas son consideradas en la cultura de estas islas del Pacífico un animal carismático y se han convertido en una especie insignia del ecosistema de la región. Además, su observación es un recurso económico importante en el archipiélago, por lo que crear conciencia sobre sus amenazas e impactos ayudarán a su conservación.

El trabajo, publicado en la revista Endangered Species Research, permitió medir cada día, mediante grabadoras acústicas ecológicas, la cantidad promedio de energía acústica. Los resultados reflejan los patrones migratorios de estos mamíferos marinos y muestran una disminución continua desde 2014 de los niveles de las canciones, sobre todo en los picos de febrero y marzo, y una reducción de la energía acústica del 50%.

Con información de Agencia ID.

No Comments Yet

Comments are closed