Conectate con nosotros

Construcción irregular del hotel Canopy

Construcción irregular del hotel Canopy

Cancún

Construcción irregular del hotel Canopy

Obras. Ex funcionarios de la Semarnat elaboraron la Manifestación de Impacto Ambiental de ese proyecto

CANCÚN.- Los encargados de elaborar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del hotel Canopy by Hilton, en la zona hotelera de Cancún, son consultores que han sido señalados por tener vínculos con funcionarios de la Semarnat, e incluso, haber trabajado en la dependencia, lo cual es llamado como “puerta giratoria” y es considerada como una práctica de posible corrupción.

Dicha denominación consiste en el tránsito de servidores públicos hacia la iniciativa privada, donde usan conocimientos e información privilegiada adquirida en su paso por el Gobierno para beneficiar a las empresas que los contratan.

Desde 2017, el ambientalista Guillermo Rodríguez Curiel ha denunciado que la compañía Sistemas Estratégicos para la Gestión Ambiental (Sega), encargada de la elaboración de la MIA de Canopy by Hilton, según fuentes conocedoras del caso, está conformada por ex funcionarios de la Semarnat.

PODRÍA INTERSARTE: Desmienten a Grupo RIU

Los ahora consultores han elaborado los proyectos de MIA de una serie de obras polémicas y de este hotel en Cancún, el cual finalmente fue aprobado, construido e inaugurado hace más de un año.

Canopy by Hilton abrió sus puertas en enero de 2020, cuya MIA fue aprobada pese a los impactos al ambiente.

La primera vez que se intentó someter a evaluación el proyecto de la segunda etapa de Plaza La Isla, en 2015, fue rechazada por la Semarnat, quien adució que faltaba información por parte del promovente que le permitiera diagnosticar adecuadamente los impactos.

La segunda ocasión sí logró avanzar y fue aprobada, pese a los impactos que se generarían.

PODRÍA INTERESARTE: RIU tiene el respaldo judicial para continuar proyecto en Punta Nizuc

En la resolución de la Semarnat a la MIA, se lee que el proyecto se construyó en una zona donde se registraba presencia de iguana rayada y de palma chit, ambas especies enlistadas en la NOM-059-Semarnat, que establece su protección, sin embargo, no se detuvo su edificación.

Personal de la delegación de dicha dependencia en Quintana Roo acudió el 18 de agosto de 2016 al lugar y encontró tres especies de manglar en los linderos colindantes al canal de agua presente en el sitio y al borde de la Laguna Bojórquez.

Los manglares están protegidos por la Ley General de Vida Silvestre, cuyo artículo 60 TER prohíbe afectación de estas especies por construcciones o cualquier motivo, por su alta importancia en materia ambiental.

Las obras y la operación del proyecto, señaló la Semarnat en el resolutivo, es afectación a la calidad del agua de la Laguna Bojórquez, a su biota y a su flora, no obstante, se autorizó de manera condicionada.

Las aguas residuales que se generan se vierten a un sistema público de drenaje de por sí rebasado.

Hay tres plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en la zona hotelera de Cancún: PTAR POK-TA POK, con capacidad de 245 litros por segundo; PTAR GUCUMATZ, de 200 litros por segundo; y PTAR EL REY, de 100 litros por segundo.

Todas funcionan a su máxima capacidad o están rebasadas debido al crecimiento exponencial hotelero, por lo que hace falta aumentarlas, de acuerdo con un estudio reciente del Consejo Consultivo Metropolitano de la Zona Metropolitana de Cancún.

Además, las 174 habitaciones con las que cuenta Canopy By Hilton abonan a sobrepasar la capacidad de carga turística de la zona hotelera, con ya de por sí problemas de drenaje y de abastecimiento de energía eléctrica, así como con problemas de contaminación al sistema lagunar Nichupté y al mar.

Redacción

Más en Cancún

Arriba