Prevén crisis cañera por saturación del mercado

Por Eugenio Pacheco

Chetumal.- Las proyecciones para la disminución del precio internacional del azúcar oscurece el panorama para los más de tres mil 500 productores de caña en el sur de Quintana Roo, advirtió el líder de los campesinos afiliados a la Confederación Nacional de Productores Rurales (CNPR), Benjamín Gutiérrez Reyes.

Hizo un llamado al nuevo gobierno federal para apoyarlos con un estímulo de al menos dos mil pesos por hectárea para hacer frente al problema que ya comienza a reflejarse en la zona cañera de la entidad, al registrarse un primer decremento en el precio del azúcar, que es de 600 pesos en noviembre.

Benjamín Gutiérrez dio a conocer que en la última cosecha lograron vender a 790 pesos cada tonelada de caña, lo que les dejaba un margen de ganancias de hasta 190 pesos por tonelada, si se toma en cuenta que producir cada una cuesta 600 pesos.

Con la proyección de bajar el precio de azúcar hasta 30% en el mercado internacional, el costo del endulzante quedaría en 499 pesos, 101 menos que el costo de producción.

“Será catastrófico, nosotros para producir una tonelada de caña en estos momentos con los altos costos de los combustibles, aceite, mangueras, batería, refacción para motor, para las bombas, diferenciales, pagamos altos costos, producir una tonelada de caña en estos momentos nos cuesta un promedio de 600 pesos”, insistió.

Adelantó que en los siguientes 15 días participarán en una serie de reuniones con las autoridades federales, principalmente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), para plantear sus peticiones respecto a los apoyos que requieren para aliviar la problemática.

La ayuda se refiere a recursos por dos mil pesos por cada hectárea de caña que cultiven, en un primer año, y de ser necesario mil 500 pesos en un segundo año. Advirtió que, de no escucharse y aceptarse sus peticiones de ayuda, podrían realizar movilizaciones, similares a las que hicieron en 2012 y 2013.

“Ya le hicimos ver al líder nacional que solicite al gobierno de López Obrador nos dé un apoyo como en 2012, cuando nos dieron dos mil pesos por hectárea el primer año, el segundo de mil 509 pesos, vamos a tocar puertas y si es necesario haremos un plantón, porque no es posible que nuestro gobierno permita que se metan más productos y a nosotros que se nos quede el azúcar aquí”, indicó.

Gutiérrez Reyes aseguró que la situación deriva, por un lado, de una política de negociación internacional del gobierno saliente de Enrique Peña Nieto, que permitió que, dentro del Tratado de Libre Comercio disminuyera de un millón 300 mil toneladas, a solo 700 mil toneladas la exportación de azúcar a Estados Unidos.

Y por otro lado, la saturación del mercado, al superarse las expectativas y aumentar la producción de azúcar, al pasar a nivel nacional de 6 a 6.5 millones de toneladas, y consumirse solamente 4.6 millones en todo el país.

Esto último, porque la industria refresquera utiliza para la fabricación de sus productos, jarabe de maíz o alta fructuosa, y solamente en el 10% de sus productos continúa utilizando azúcar de caña.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.