Conectate con nosotros

Advierte UNAM que el consumo excesivo del agua disminuye el abasto

Nacional

Advierte UNAM que el consumo excesivo del agua disminuye el abasto

MÉXICO.- El crecimiento poblacional y la urbanización en la Ciudad de México impactan el ciclo hidrológico, toda vez que se reduce la recarga natural, desaparecen cuerpos lacustres y se genera contaminación, situaciones que afectan el abastecimiento y distribución de agua potable, afirmó Gerardo Ruiz Solorio, secretario general de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM.

A partir de su fundación, señaló, la capital mexicana ha tenido problemas de manejo de agua. Está cubierta por una superficie poco permeable por el concreto y asfalto, lo que impide recargar el acuífero debajo de ella –el cual abastece en 70 por ciento a la urbe– y al no hacerlo, los niveles freáticos o del acuífero tienden a disminuir por la extracción a profundidad de este recurso natural.

“Otras fuentes de abastecimiento de agua son los sistemas Cutzamala y Lerma, que dotan entre ocho y 20 por ciento, dependiendo de la temporalidad del año, a toda la megalópolis que está en constante crecimiento poblacional. Las ciudades funcionan principalmente por el factor económico; después viene el bienestar, si es un ambiente socialmente aceptable y entonces la gente decide quedarse en determinada zona”, aseguró.

Explicó que la dotación de este recurso natural a la ciudadanía es variable, ya que no es el mismo consumo en una casa de interés social que en una habitacional, sobre todo por la extensión de áreas verdes o el gasto de agua. Los sistemas Cutzamala y Lerma llegan por el poniente de la ciudad y norponiente, por tanto, es más fácil la distribución en esas zonas; pero para llegar al sur u oriente se requiere de infraestructura.

La población en la urbe, indicó, utiliza el agua principalmente para uso doméstico e industrial, pero las grandes cantidades que se extraen son básicamente por el crecimiento poblacional desmedido, ya que desde hace diez años la capital mexicana lo hace hacia arriba, por lo cual hay mayor demanda y a la vez la problemática del desabasto se incrementa.

“Algunas zonas de la Ciudad de México no cuentan con agua potable o si la tienen no es de la mejor calidad, esto se debe a que existen pozos que son perforados y no se obtiene el recurso adecuado para la población. Sin embargo, los sistemas de los pozos de Cutzamala y de Lerma poseen un sistema de cloración de tal manera que el agua, al llegar al usuario final, la recibe de manera correcta”, comentó el especialista en hidráulica.

Dijo que con la pandemia se sumó el reto de abastecer a las zonas de la ciudad que tienen frecuentemente escasez, por lo cual las autoridades gubernamentales implementaron una planeación, a fin de atender el servicio con pipas de manera periódica y así establecer una red de distribución para que la población disponga del recurso para su higiene personal y cumpla con las medidas sanitarias.

Más en Nacional

Arriba