Los piratas chinos, una amenaza para el tiburón blanco

Los piratas chinos, una amenaza para el tiburón blanco

Las consecuencias de hacer una pausa en el turismo están llegando a niveles nunca antes imaginados. Si bien el 6% del PIB es generado por el turismo, la ausencia de actividades turísticas llevan a tener consecuencias fatales, inclusive para la fauna marina. Como en este caso, los piratas chinos, son ahora una amenaza para el tiburón blanco.

En un principio alrededor del mundo se notaron cambios positivos e inmediatos en las zonas turísticas más importantes del mundo, como el canal de Venecia.

En la isla de Guadalupe ubicada en Baja California, las cosas no pintan tan bien. Después de 13 años de investigaciones continuas sobre el tiburón blanco, los avances peligran ante la ausencia de actividad turística y el cierre temporal de la isla.

A finales de marzo la Comisión Nacional de áreas Naturales Protegidas (Conanp), pidió la suspensión indefinida del monitoreo biológico que se lleva a cabo año con año al Rey de Guadalupe. Dichos estudios arrojan datos sobre el tamaño, estructura tendencia de su población.

Los resultados de cada censo son vitales para la estrategia de conservación y protección del tiburón blanco, especie amenazada con un rol importantísimo en nuestro ecosistema.

“Sin lugar a dudas, si hay una pausa o un alto en la investigación científica que cada año se realiza, pues obviamente va a haber un sesgo, el monitoreo va a tener ese brinco por la falta de datos científicos”, lamentó Erick Higuera, biólogo marino de la organización Pelagic Life.

¿Por qué no mover la zona de estudio? en México no existe otro lugar donde esta especie de tiburón prolifere. La isla de Guadalupe se encuentra en una zona de aguas transparentes con una visibilidad de más de 30 metros de distancia. Aquí se congregan y conviven ejemplares jóvenes y adultos.

“Para poder saber cuál es el estado del tiburón blanco en México, isla Guadalupe es una buena herramienta; muestrear en Guadalupe te dice cómo está en general el tiburón blanco en México, porque es muy difícil andar muestreando en campos pesqueros en toda la península, porque es desértica, se necesita mucha lana y mucho tiempo”, comentó Omar Santana, maestro en ecología marina.

Omar Santana destacó el papel vital que cumplen los turistas y cruceros, en la tarea de modificar la imagen de “asesino” que este tiburón se ganó por las películas de ficción. Una vez que los visitantes tienen la oportunidad de apreciar el escualo en su ambiente natural, aprenden sobre su verdadero temperamento.

Los piratas chinos, una amenaza para el tiburón blanco por falta de turismo

La Norma Oficial Mexicana 059 y la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés) declaró que, el tiburón blanco es una especie amenazada y en México está prohibida su pesca desde diciembre del 2013.

Para nadie es un secreto que los chinos andan detrás de la aleta de tiburón, es un producto muy cotizado en el mercado asiático, ya que le atribuyen propiedades curativas y afrodisíaca; de hecho la sopa de aleta de tiburón es un platillo muy popular”, indicó Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica.

La flota pirata con bandera China fue detectada el 16 de julio cerca de la isla Galápagos, sin reconocer fronteras y podría entrar en cualquier momento a depredar los mares mexicanos.

Ante la poca vigilancia del santuario del tiburón blanco y la inexistencia de cruceros turísticos, los barcos Chinos tienen vía libre.

Estamos hablando de que la flota china la componen alrededor de 500 embarcaciones con capacidades de almacenamiento de hasta mil, mil 500 toneladas en bodega”, explicó el dirigente de la Canainpesca.

Con información de Excelsior

No Comments Yet

Comments are closed